He escuchado esta mañana en la radio suiza que en Francia los de Hollande han sufrido un descalabro en las elecciones municipales. El periódico El País dice: "Severo voto de castigo a François Hollande y a los socialistas. Y victoria global, sin grandes conquistas, del centro-derecha". 
Qué tiene que ver Francia con la violencia y el comportamiento de la izquierda en España?. Mucho. La izquierda europea está incómoda en el mundo que hay y cambiarlo es muy difícil. Esto no es país de los chavistas.
Hemos ido viendo como las elecciones no las gana uno, sino que las pierde el otro. La victoria se basa en los fallos de este. Si son pocos, hay que inventárselos; aprovechar el lógico descontento que la crisis origina y echar leña al fuego con fantasmas del pasado. La derecha española fue lo que fue, pero ahora es normal, como todas las europeas. Son los encapuchados los fantasmas de antaño; tan valientes a cara cubierta, tan temerarios enfrentándose a la ley que los demócratas suavizan y que les garantiza justicia. Les puede caer algún porrazo en la manifestación, pero en caso de que los detengan serán todo paños calientes. Si la policía fuera tan mala, en comisaría las declaraciones serían otras. Recuerdo la frase en el "Hotel Sol": mételo para dentro y dale hasta que hable inglés. Cuando pasabas al juez era peor, pues las sanciones gubernativas no había con que pagarlas. Esto es lo que buscan los de la capucha, esto lo que harían.
Mal va la izquierda con las ambigüedades, condenando y a la vez cargando el muerto a la Policía. Mas no es extraño, los muchachos son algo trastos, pero, al fin y al cabo, de la familia.