"Yes we can", es la frase famosa de Obama, que en mi tierra significa, "cacho mostros: poder, podemos". Es lo que han podido unos cuantos molineses logrando que la zona oeste de Guadalajara y parte de Teruel, Comarca de Molina-Alto Tajo, sea denominada "Geoparque Comarca De Molina Alto Tajo". No es solo un cambio de nombre, es la integración en la red de Geoparques Europeos. Ello significa el reconocimiento de que, además de una fauna, una flora y un paisaje, hay elementos de interés como fósiles, formaciones rocosas y diversidad de minerales, entre otros.
La gestión ha sido impulsada y llevada a cabo principalmente por IU de Molina de Aragón con un hombre tirando de ella, Don Manuel Monasterio. Creo que es justo que se nombre tanto a la formación política como a este señor; sin olvidar, claro está, a todos los que han colaborado en ella.
Entre los muchos problemas que tiene España, hay uno que debe tomarse en serio. Siendo extenso el país, sus habitantes se concentran en unos pocos núcleos. Pequeños municipios se desmoronan, sus habitantes emigran y, con ello, los pueblos pequeños desaparecen. Se dice que no son rentables porque no dan votos. No, no lo son porque no hay trabajo y porque sus recursos, o el interés por ellos, han disminuido. En la Comarca de Molina ha desaparecido la industria resinera, la de las pieles, también la de la madera, las tierras han perdido valor frente a otros bienes inmuebles, el cultivo del cereal no basta para dar empleo y, por si fuera poco, se murieron los cangrejos de nuestros ríos, que traían su ganancia.
Incendios de bosques, corrimientos de tierras, cuidado de los cauces y mantenimiento de los pueblos cuestan dinero, lo sabemos. Son los ciudadanos de la capital, que tampoco lo tienen fácil, quienes por ser más lo aportan. Pero no es tanto. Que sepan ellos y las la administraciones que, bien empleado, merece la pena. Y que, así mismo, sepan los habitantes de esas zonas rurales que no es exigir, armando lío como si se lo merecieran por algún designio divino, es razonar y convencer que el país, este bello país, es de todos; de ellos y de aquellos.
Un saludo.