Ayer, 11 de Marzo, hizo diez años del atentado terrorista más grande perpetrado en Europa. 192 víctimas mortales y 1858 heridas que se recordaron y que no debemos olvidar nunca. Con ellas viene también otro recuerdo: el de aquella noche en que la llamada izquierda española, PSOE a la cabeza, con lágrimas de cocodrilo por la destrucción y el dolor que causaron las bombas, se apresuraron a sacar tajada política. Hoy está demostrado que aquello no fue una venganza por por la guerra de Iraq; el atentado yihadista estaba planeado antes. Mientras, el pueblo de Madrid salía a la calle con verdadera pena. Protegidos bajo sus paraguas los ciudadanos gritaban: no está lloviendo, Madrid está llorando.
Aquella tajada la sacaron y se la comieron. Hoy no quedan sino recortes y calamidades sociales que, aún con todo, no bastan para reducir el déficit. Pagamos menos intereses porque la prima de riesgo ha bajado y con ella los tipos. El gobierno del PP no quita el suficiente lastre al aparato del Estado. Puede que un diputado no tenga un sueldo excesivo, mas continúan las dietas y las prebendas que lo multiplican por n. Es verdad que todos viven de su trabajo, pero no se puede trabajar más de lo que da el día de sí, y puestos dobles como los de la Señora Cospedal, secretaria del partido y a la vez presidenta de CLM, doblan el sueldo y son mal ejemplo para los ciudadanos.
Asperezas estas que hay que limar y éticas que los ciudadanos debemos exigir, pero no las confundamos con dar de nuevo la tajada a quienes dejaron la orza vacía. 
http://politica.elpais.com/politica/2014/03/11/album/1394532312_663927.html#1394532312_663927_1394545842