Con motivo del 22-M, escuché en la radio suiza que hubo una manifestación en Madrid. La emisora la titulaba: "contra las medidas de ahorro del Gobierno y alto índice de paro". El telediario español decía, "una marcha contra la dignidad".
Es curioso que en el momento en que las estadísticas indican que el paro empieza, o tiene tendencia, a descender y que las afiliaciones a la Seguridad Social reflejan un ligero aumento, se organicen este tipo de caminatas.
La casualidad ha hecho que ello coincidiera con la circunstancia de que Don Adolfo Suarez agoniza, uno de los hombres que más hizo por la dignidad de los españoles, por la dignidad de vivir en paz y no liarnos a estacazos unos contra otros.
Copio y pego un extracto de un enlace de "El País", por si se me reprocha escoger prensa de derechas para mi argumento.
"hay 88 heridos de carácter leve o muy leve, de los que 55 son policías (46 nacionales y 9 municipales) y, el resto, 33 ciudadanos que participaban en la marcha". 
Es esto dignidad?, quien está detrás de esas plataformas?; no se hacen llamar partidos políticos, a quien representan?; con qué votos cuentan?, qué entienden por democracia?.

http://politica.elpais.com/politica/2014/03/22/actualidad/1395521928_044887.html

 La izquierda española participa en eso o calla. La misma que ha centrifugado a los que en otro tiempo nos sentíamos a gusto en ella, otorga.
Los de otros tiempos las liábamos bien gordas. Queríamos cambiar el sistema, pero no odiar a sus colaboradores. Recuerdo, llegada la transición, acabar tomando cañas con el policía de la brigada Politico-Social infiltrado en Industriales que me denunció. Pero no estabas tú en la Escuela?, le pregunté; qué ignorantes erais, fue su respuesta; que nos pongan otra ronda. Eso era todo el odio.
Con mis respetos a sus simpatizantes, la izquierda de hoy es patética.