No comparto que haya ningún tipo de subvenciones; con una excepción, la de los parados y menesterosos que no tienen nada. Incluyo en ello a inmigrantes legales; los que no lo son, o se les expulsa o se les legaliza. Las demás, las de los que tienen piso o pisos, las de los partidos políticos, sindicatos, ONGs y asociaciones diversas, deben financiarse del bolsillo de sus simpatizantes o afiliados. Ah!, las del Estado deben ir directamente, sin intermediarios, a las personas beneficiarias.
Entiendo que sanidad y educación no son subvenciones, sino servicios que pagamos, reflejados en la Constitución y cuya calidad depende de lo que los presupuestos del estado den de sí. Tampoco lo son la conservación de bosques e infraestructuras, que, así mismo, dependen del dinero a disposición. Si hay poco, como es el caso y que la izquierda no quiere reconocer, no queda otra que recortar. Se puede discutir si de aquí o de allá, si bien todo el mundo quiere que de lo suyo, no. 

Hay un tipo de subvención que nos afecta directamente a los molineses y a todos los municipios casi en extinción: el arreglo de las casas viejas. Esto sería un tema que se podría analizar en algún foro.

De las aportaciones particulares, voluntarias o no, sean a Cáritas, monjitas, colegios privados, partidos etc, que haga cada cual de su capa un sayo.
Digo lo dicho por la mención de subvencionar un hipotético partido europeo, idea que me parece buena siempre que su financiación venga de sus afiliados, al que pudiera ser que yo me apuntara y pagara las cuotas que se establecieran.