Se ve en mi que la cabra tira al monte. Cada vez que escucho a IU pongo atención a ver si dice algo que me guste. En el Debate de la 1 de la semana pasada, salió Cayo Lara y dijo que ya desde Aznar se venía practicando la política de gastar y endeudarse que estrelló a Zapatero y que nos ha traído a donde estamos. Totalmente de acuerdo, pero el presidente conservador le sacó a Bruselas 50'000 millones. Mal que gastara, pero algo tenía en el arca.
Acorralado el coordinador de IU por el periodista Paco Marhuenda, catalán de derechas donde los haya, se le escapó  que su intención, caso de que gobernar, era no pagar. Ir a los acreedores, renegociar la deuda y recordarles que en los negocios a veces se gana y otras se pierde. Lo dicho, no pagar. Se justificó diciendo que en 1953 se le perdonó a Alemania el 63% de lo que debía a los países aliados. Hombre Don Cayo (o Claudio), nadie da duros a cuatro pesetas. Temían que de no hacerlo, el muro que ocho años después levantaran en Berlín, si no se desarrollaba la República Federal Alemana, la otra Alemania, la de los rusos, lo hubiese alzado pasando por la frontera suiza; Los alemanes, los que ensalzó Kenedy en 1963 diciendo con acento americano soy berlinés, "Ich bin ein berliner", cumplieron y levantaron el país. Era la gerra; fría, pero al fin y al cabo, guerra.

En la vida privada, si pretendes no pagar, tienes que buscarte un guardaespaldas, pues el acreedor va a buscar un matón que arregle las cuentas. En los estados, tanto el guardaespaldas como el matón son el ejército. Hitler lo sabía, y armó uno como no habían visto los tiempos. No solo no pagó la deuda que debía de la primera guerra, sino que encima les reclamó que le habían estado cobrando de más y que por lo tanto el exceso lo tomaba él directamente. Ahí entro el matón. Como algunas naciones no tenían un guardaespaldas forzudo, las invadió.
Si alguien aquí me acusa de defender a aquel nazi paranoico, ya le digo que no ofenda; detesto  aquello y todo lo que vino después. Pero no nos engañemos, si no pagas, o guardaespaldas o matón.
Hoy día este no será un ejército, pero si un bloqueo que destruya más que las armas.