Es práctica habitual de los regímenes de izquierda ayudar a países a que sus ideas se extiendan por el mundo entero. Su himno, La Internacional, comienza con la estrofa "arriba parias de la tierra".
Ya en tiempos del Franquismo, los diferentes partidos "rojos" eran ayudados por alguien. La Liga Comunista Revolucionaria (LCR), por alguna organicación trotskista. El Partido Comunista de España (PCE), por Rumanía. La Organización Revolucionaria del Trabajo (ORT), por China. El Partido del Trabajo (PT), puede que por la antigua DDR.  El PSOE, por la Alemania de Billy Brandt. Esto es viejo. No es sorpresa que  Podemos sea financiado desde fuera. Mira por donde, se destapa que por la Venezuela del chavismo.

Yo no recibo cadenas de tv raras ni tertulias estrambóticas y no he visto ninguno de los shows del sr. Iglesias. Se de él lo que he leído de su programa político y con ello me basta para saber de que va.
Que lo voten millones de gente cabreada y desesperada es la reacción normal de quien es o se siente tan desgraciado que cree que cualquier cambio solo le puede beneficiar.
El efecto secundario de Podemos es la polarización de la izquierda. De repente, Cayo Lara se da cuenta de que un gallo, mucho más listo que él, se le ha colado por la puerta de la izquierda y le está montando sus gallinas. Quiere cacarear  tambien y se radicaliza para que los votos vuelvan a su vera. El PSOE, dando palos de ciego tanto en la sociedad como en su fuero interno, piensa que hay que ir a por los descontentos de la siniestra; ha votado si a la monarquía por pudor, pero le queda poco para proponer no pagar la deuda.

Por aquello de la simetría magnética, en la derecha también noto como un cierto desplazamiento de sus líneas de campo. Aumentan los que tachan a Rajoy de blandengue. Debería, dicen, actúar en Cataluña y apresar a Mas, ser más severo con los delitos de terrorismo, meter en la cárcel a los machistas y prohíbir la bandera tricolor igual que se hizo con la de la cruz gamada.

En la sociedad se está produciendo un cierto miedo. Que pasará con el de la coleta cuando se siente en un escaño del Parlamento Europeo?. Pues mirad, en aquel famoso mayo del 68, cuando los estudiantes creían que el capitalismo convertía al hombre en un lobo para el hombre y la  solución era el comunismo, se hizo famoso un muchacho pelirrojo, Daniel Cohn-Bendit, "Der rote Dany". Siguió dedicado a la política durante toda su vida y es ahora parlamentario europeo. Donde está su revolución?, se conforma el hombre con conservar su escaño y denunciar prebendas que él, como los denunciados, también disfruta. Pensáis que el sr. Iglesias va ser distinto?. Que no se haga ilusiones. En las repúblicas bananeras le vale su atribuída inteligencia, lo mismo que al pelirojo, también listo, en los años sesenta. Pero Europa, hoy, no es el hábitat ni del uno ni del otro.

Tranquilidad, se vayan poniendo en Bruselas de acuerdo en un sistema monetario (no es lo mismo que una moneda) y  se recupere poco a poco la economía en paralelo con la disminución del paro. Cuando dejemos de tener el agua al cuello, ya hablaremos.